A paso mudá

 




Se abrían las puertas en el Museo, y esa verdadera obra de arte se adentraba en su plaza, entre la arboleda, expirante, erguido y más alto de lo habitual en lo que suele ser una parihuela de crucificado, como alto va en su paso cuando proseciona el Lunes Santo. Esto sucedia a las 18:15 horas, y volvió a dar su vuelta por la plaza, como es tradicional, para dirigirse a San Gregorio por la Calle Alfonso XII en donde haría una visita dado los vínculos que han desarrollado últimamente con el Santo Entierro. Igualmente saludaría a la hermandad del Silencio a escasos metros donde esperaba al Cristo la hermandad con su junta en la puerta, durante el Vía Crucis fue la capilla musical San Telmo y la Escolanía de Dos Hermanas, quienes ponían el acompañamiento musical.

Y llegaba la primera a Campana el Museo pasaba por vez primera este año por ella, como esperamos vuelva a suceder un Lunes primaveral, y así dirigirse al ayuntamiento, pasando bajo el arco que da a la Plaza San Francisco como también hiciera en su Vía Crucis el Señor de la Salud de la Candelaria hace un par de años, volviendo a traernos una estampa muy bella. Circulaba pues la hermandad en un recorrido muy suyo, por calles como Hernando Colon y anden del ayuntamiento con anterioridad, y aunque la comitiva discurría con un leve retraso finalmente acabaría entrando en Catedral en el tiempo estipulado de las 20:25 horas.

La vuelta se produce a las diez y media de la noche y que adentraría a la hermandad del Museo por el barrio del Arenal, con regreso muy parecido al que realiza el Gran Poder cada Madrugá: Placentines. Alemanes, García de Vinuesa, Castelar, Plaza de Molviedro, Doña Guiomar, Zaragoza, Gravina, Pedro del Toro, Bailén, Miguel de Carvajal y Plaza del Museo, finalizando este a las 00:24 Horas.


Joaquín Galán.


Galería fotográfica de Joaquín Galán:



























Publicar un comentario Blogger

 
Top