A paso mudá

 

Este pasado fin de semana y en el día de Todos los Santos se cerraba el ciclo de los Rosario en la ciudad, a las seis y media de la tarde salía a la calle la Virgen del Rosario de Santa Catalina, que lo hacía desde la Parroquia de San Román en el exilio uno año más y ya van diez, el paso aún sin dorar pero tallado iba adornado de gladiolos y nardos. Esta antigua imagen, atribuida al taller de Ruiz Gijón tiene una curiosa leyenda en dónde se cuenta que la virgen llamo a un acólito para alertar al clero del peligro de derrumbe, este pensó que no lo iban a creer y al llegar donde la virgen vieron las grietas de la parroquia y al niño Jesús cambiado de brazo, concretamente en el derecho de la virgen, de ahí su posición.

En cuanto al acompañamiento musical corrió a cargo de la Asociación Músical de La Algaba tras la virgen y por la banda de cornetas y tambores "Santo Cristo Varón de Dolores", abriendo el cortejo en la cruz de guía, siendo el capataz Luis Miguel Fajardo.

Joaquín Galán


Galería fotográfica de Joaquín Galán:






Publicar un comentario Blogger

 
Top