A paso mudá

 



En la noche del pasado domingo, 31 de enero, tenía lugar el Viacrucis del Señor de Las Penas de la Hermandad de San Roque. Este es de carácter interno y se realiza tras la conclusión del Besapíes y la eucaristía de las ocho. Como cada año el Nazareno baja desde el Altar Mayor de la Iglesia de San Roque para dirigirse hacia la nave de la Epístola, para luego alcanzar el coro y la puerta principal del templo y dirigirse por la nave Evangelio hasta su altar.


En esta ocasión no le esperaba allí su madre la Virgen de Gracia y Esperanza ya que esta estaba en el Altar Mayor de la iglesia iluminada por unos cirios. Viacrucis este que transita en una iglesia a oscuras tan solo iluminada por las velas de los altares, las hachetas y los ciriales de los acólitos, sin duda un bello y recogido culto que nos acerca hasta la cercana Cuaresma.


Joaquín Galán.


Galería fotográfica de Joaquín Galán:












Publicar un comentario Blogger

 
Top