A paso mudá

 



El pasado domingo 28 de febrero, y como cada año el Cristo del Calvario ha consagrado su tradicional Besapiés bajo en el vestíbulo de la Iglesia de la Magdalena, donde se haya la puerta principal de este templo de Leonardo de Figueroa, y que solo se abre para la salida procesional de la Virgen del Amparo, aunque en su día, sí que se abría para que la hermandad de la Madrugá de Sevilla hiciera su estación de penitencia.

Este culto nos acerca un poco más dentro de la cuaresma a los días grandes que han de venir, sobrio, inmutable y atemporal un montaje que aunque no varía es una cita ineludible en el calendario de esta Cuaresma ya avanzada.
Joaquín Galán

 
Fotografías: Joaquín Galán.









Publicar un comentario Blogger

 
Top