A paso mudá

 


Tras la celebración de sus cultos, Quinario y Función Principal de Instituto, la Hermandad de las Aguas consagró el Besapiés al Santísimo Cristo de Las Aguas y devoto Besamanos a Nuestra Madre y Señora del Mayor Dolor durante el pasado fin de semana.


El crucificado de la hermandad del Arenal estaba en el Altar Mayor, mientras que la dolorosa se hallaba en el lateral derecho del templo junto a la virgen del Rosario, tras ella se podía ver la antigua bambalina frontal del palio de la Virgen de Guadalupe y flanqueando a la Virgen del Mayor Dolor se encontraban también los antiguos candelabros de guardabrisa del palio de Los Negritos.


Joaquín Galán



Galería fotográfica Joaquín Galán:





Publicar un comentario Blogger

 
Top