A paso mudá

 


No era un viernes cualquiera, era cuaresma y una cita ineludible en el calendario cofrade alcalareño, se trasladaba Jesús Nazareno, maniatado con su túnica blanca en la oscuridad de la inmensidad de la Iglesia de Santiago, iluminado por cuatro faroles de guardabrisa en sus andas y los que portaban el cortejo de hermanos que le precedían tras su cruz de guía.

Esta semana entrante y tras el traslado la hermandad del Nazareno de Alcalá de Guadaíra celebrará su Quinario y que concluye el próximo domingo, el día del pregón, dando casi por finalizada la Cuaresma en la ciudad panadera, tan solo quedara el Vía Crucis de las hermandades locales que se celebra el martes siguiente a la función de Jesús, y ya solo quedara la espera, hasta el domingo de las palmas y olivos.

Joaquín Galán.
 
 
Galería fotográfica de Joaquín Galán:
 
 








Publicar un comentario Blogger

 
Top