A paso mudá

 



La Virgen del Rosario de la Hermandad de Monte-Sión realizó su tradicional Rosario de la Aurora el pasado día uno de noviembre, como cada año muy temprano, concretamente a las seis y media de la mañana con la hora recién cambiada, salía la dolorosa de la calle Feria realizando este culto externo tan arraigado en la hermandad y que no suele dejar estampas muy bellas ya que cada año visitan un nuevo templo o hermandad.

En esta ocasión la corporación del Jueves Santo sevillano ha visitado la Basílica de María Auxiliadora, obteniendo así las indulgencias en este Año Santo de la Misericordia. Como es habitual la Virgen iba ataviada de luto en las andas con el recortado palio de cajón que diseñara José Ramón Paleteiro, el cual iba comandado por el capataz Manuel Vizcaya, y con el acompañamiento musical del coro "Amigos de la Navidad".

La comitiva llegaba a la basílica a las ocho de la mañana siendo recibida por las hermandades de la Trinidad y María Auxiliadora, tras la homilía se le impuso una medalla a la dolorosa en agradecimiento por la visita y la Virgen del rosario fue a visitar la capilla de la Trinidad, dándose la circunstancia que tanto la Virgen de Monte-Sión la de la Esperanza de la Trinidad y la de María Auxiliadora están coronadas.

Al regreso se visitó la casa natal de Santa Ángela de la Cruz muy cerca de la Basílica de María Auxiliadora volviendo por los estrechos callejones que transita la hermandad de la hiniesta, bello recorrido este con mucho público y bajo un sol de noviembre que recordaba a temperaturas de otra estación, casi primaveral, entrando la dolorosa en su capilla de la calle Feria a media mañana.

Joaquín Galán.



Galería fotográfica Joaquín Galán:





















Publicar un comentario Blogger

 
Top