A paso mudá

 

 
Como cada año el domingo antes al Domingo de Pasión la hermandad de San Bernardo realiza la subida al paso de su titular el Cristo de la Salud de forma pública, un fin de semana en que también se consagran el Besapiés y el Vía Crucis, en un fin de semana muy intenso para la hermandad del Miércoles Santo.

El paso que venía protegido por plásticos debido a la fuerte lluvia que en esos momentos caía en la ciudad, pero con un corto recorrido desde la vecina casa hermandad, era dirigido como siempre la saga de los Villanueva que mandaba a sus hombres para dejar el paso a los pies de la Virgen del Refugio.

Fueron varios hermanos lo que portaron sobre sus brazos al Crucificado hacia el presbiterio, para colocarle las largas cuerdas que caían de la cúpula y, mediante un sistema de poleas, subirlo hasta su canasto, donde fue afianzado por dos priostes.

Cuando sonó el martillo y se desplazó el paso por el interior de las naves de la iglesia también lo hicieron las saetas, que fueron varias hasta que se colocó el paso a los pies de la iglesia junto a la puerta principal de la Parroquia de San Bernardo, tras lo que se movía el paso de palio para quedar juntos ambos.

Joaquín Galán.

 
Fotografías: Joaquín Galán: 
 
 








 

Publicar un comentario Blogger

 
Top