A paso mudá

 



El Señor de la Cena regresaba a su templo de los Terceros tras la celebración del Corpus de Sevilla, este se encontraba en una puerta lateral del Palacio arzobispal a modo de altar y delante del recorrido del cortejo justo antes de la entrada del mismo como es habitual.

El regreso se producía justo después de la conclusión de la procesión del Corpus y que contaba con el acompañamiento de la Banda de Cornetas y Tambores de las Cigarreras, la cual también le acompaña en su salida penitencial cada Domingo de ramos.

El Señor estaba en el paso de la Humildad y Paciencia y sin el acompañamiento del Misterio además estaba erguido portando el cáliz en su mano izquierda, y no iba vestido de blanco sino con una túnica roja y mantolín morado bordado en oro.

El paso iba con un exornado de flores blancas y amarillas, que son los colores del vaticano, y con espigas de trigo y racimos de uva en las jarras haciendo referencia a la eucaristía.

Joaquín Galán.

Fotografías: Joaquín Galán: 
 
 













 

Publicar un comentario Blogger

 
Top