A paso mudá

 



Aunque aún faltaría la salida procesional de la Resurrección desde Santa Marina, esta jornada pone el punto y final de la Semana Santa como tal, con su carrera oficial, palcos etc. Un día que se consolida más cada vez, y que tiene un corte clásico y hasta fúnebre. El Sábado Santo lo abre la hermandad del Sol desde el Barrio Plantinar, la joven corporación ha cambiado este año el recorrido para hacerlo más bello y menos monótono, cruzando el Puente de San Bernardo. Otro estreno era el de la cruz del paso de la Piedad de los Servitas, de plata y carey además de estrenar faldones, todo bajo el diseño de Antonio Dubé de Luque. También había estreno en la Trinidad, ya que Carlos Villanueva tomaba el martillo del paso del Señor de las Cinco Llagas.

A continuación y con la tarde ya avanzada salían las hermandades del Santo Entierro desde San Gregorio y la de la Soledad desde San Lorenzo, la primera repleta de representaciones, simbología y una carga romántica como de otra época, lo que no era menos en la Soledad, que tanto tiene de sabor añejo, no en vano siempre ha sido la que tradicionalmente cierra la Semana Santa en el bello entorno de la Plaza de San Lorenzo. Finalmente a jornada fue un éxito, pero hay que decir que las hermandades aligeraron algo su entrada debido a un leve riesgo de lluvia, de hecho a los servitas le calle un leve chispeo de lluvia cuando ya el palio estaba cerca de su iglesia, aunque casi imperceptible, no desluciendo para nada su bella entrada, como bella fue también la recogida de la Trinidad.


Joaquín Galán.
 
Galería fotográfica Joaquín Galán:
 
El Sol:






Los Servitas: 










La Trinidad:














La Soledad de San Lorenzo:








El Santo Entierro:







Publicar un comentario Blogger

 
Top