A paso mudá

 



Por agua y tierra, el Carmen del Puente de Triana se paseó por río y su barrio en una fresca tarde veraniega, esta es junto a procesión fluvial del Carmen de Calatrava la única ocasión en que podemos ver en Sevilla a esta advocación marinera en el agua.

La peculiaridad de esta procesión radica en que a la Virgen se la lleva en su paso por el antiguo callejo de la Inquisición en Triana desde la Parroquia de la O hasta el pantanal detrás de la misma y allí es llevada a una embarcación en donde hace su procesión fluvial por el río Guadalquivir.
A la virgen la acompañan embarcaciones privadas y deportistas de los clubes náuticos sevillanos, así como por el barco en donde va la hermandad y la banda de Música de Nuestra Señora de la Victoria de las Cigarreras que pone el acompañamiento musical a la procesión.

La comitiva fluvial visita a los clubes del Círculo Mercantil y Náutico además de particulares haciéndoles una ofrenda a esta, también desde el barco se rezó por oración realizándose una ofrenda pidiendo entre otros por la gente del mar también.

A su regreso y una vez desembarcada la Virgen es subida de nuevo al paso que la espera con todas sus velas encendidas cuando ya cae la noche, realizando su procesión por las calles de Triana al mando de su capataz Pepe Luna quien también dirigía las complicadas tareas de llevar a la imagen gloriosa hasta el catamarán y el posterior regreso al paso. 

Joaquín Galán.

 
Fotografías: Joaquín Galán:
 
 
 












































Publicar un comentario Blogger

 
Top