A paso mudá

 



Finalmente no ha habido pasos en las calles, a excepción del tímido asomo de Torreblanca a San Luis, la débil lluvia que se precipito a media mañana y el pronóstico del tiempo hizo suspender el Vía Crucis con imágenes, peso a ello la Catedral de Sevilla se llenó este pasado domingo y que según los datos aportados por la Archidiócesis de Sevilla, fueron unas 3.000 personas las congregadas este domingo en el Templo Metropolitano para rezar el Vía Crucis del Año de la Fe, a pesar de la suspensión de los traslados de las catorce imágenes a la Catedral hispalense, al final la ciudad y los fieles si han sabido estar a la altura de las circunstancias.

El Vía fue abierto por La Cruz de Guía del Silencio, rezándose las diferentes estaciones por la comitiva, el acto también conto con la narración n del periodista Antonio Cattoni, por otro lado El arzobispo de Sevilla, con el Lignun Crucis de la Hermandad de la Vera-Cruz, impartió la bendición a todos los asistentes a la Catedral, además recordó al Papa Benedicto XVI pidiéndole a los cardenales que deben elegir al próximo Sumo Pontífice que se decidan por un "Papa que la Iglesia y el mundo necesitan en esta hora".

Para finalizar Monseñor Juan José Asenjo, ha agradeciendo el trabajo, desde que se anunciara el Vía Crucis Magno el pasado mes de octubre, del Consejo de Cofradías, de las hermandades, del Ayuntamiento de Sevilla y, en general, a todas las instituciones que han hecho posible los actos del pasado domingo. 
 
Joaquín Galán.


Galería fotográfica de Joaquín Galán:





Publicar un comentario Blogger

 
Top